domingo, 3 de julio de 2016

Una tarde de cuento… Paralajes en la Feria del Libro III

Vale… sé que me he pasado tres pueblos. Llevo tanto sin escribir en este blog que por un momento dudé en que volviera a hacerlo. Esta vez ni siquiera os he avisado de mi ausencia. Pero es que no estaba prevista. Como decía John Lennon “la vida es lo que te pasa mientras tienes otros planes”. La vida nunca avisa, pero intentaré volver a escribir regularmente. Estáis advertidos: Paralajes regresa… (ruido de trompetas y trombones).

Cada uno tenemos nuestro paraiso y ¿sabéis una cosa? No hay dos que se parezcan, pues todos somos distintos, y así también deben ser nuestros paraísos: personalizados, tuneados con nuestras pasiones, un lugar donde perdernos en lo que más nos gusta.
En una frase que se suele compartir por las redes sociales y que aparentemente está sacada de una entrevista con Jorge Luís Borges, el escritor argentino decía lo siguiente:


Pues yo lo suscribo enteramente. Concretamente, mucho se parece mi paraíso a una tarde de la primavera tardía paseando por la Feria del Libro de Madrid, caminando sin prisa, solo o en compañía, deseando sorprenderme con autores y libros que no conocía, y mirando de soslayo a todos aquellos que firman al otro lado de la caseta, tal vez soñando con ser algún día uno de ellos, no por la fama ni nada, sino porque habré conseguido dedicarme a una de las cosas que más me gustan: escribir.

Por eso vuelvo cada año, y esta vez no me pillaba lejos de casa. Pero casi ha sido más difícil, y es que el tiempo no es algo que abunde en mi vida en los últimos meses (que se lo digan a este blog).

El tiempo apremia siempre. No le demos más ventaja de la que ya tiene, seguidamente mis elecciones de este año (regalos a amigos/familia aparte):

El difícil arte de llegar a fin de mes después de visitar la Feria del Libro
El que espera Andrés Neuman
Andrés Neuman es un joven escritor argentino al que conozco sobre todo por su poesía, aunque ya es un novelista de cierto nombre, y sobre todo, uno de los grandes valores actuales del artesanal oficio del relato corto. Compartimos además ciudad: ambos hemos vivido en Granada, el aún vive allí, dando clases de literatura en la Facultad de Filosofía y Letras. Asistir a una de esas clases es una de mis asignaturas pendientes de mi época de estudiante de dicha facultad. (Otra hubiera sido la de asistir a una clase con Luis Garcia Montero).

Aquí tenéis la dedicatoria. Sí, ahora me interesan los cuentos. Pero ya os contaré (valga la redundancia).


El elfo y la princesa, Fernando Pessoa
El Elfo y la princesa es un cuento infantil que no se publicó en vida de Pessoa y hasta ahora no se había publicado en castellano”  Con esta frase intro el libro ya me ganó. Soy admirador del gran poeta lisboeta, el mismo que decía que el poeta era un fingidor. No tenía idea de esta faceta suya de cuentero, y el libro es una preciosidad, con ilustraciones de una gran belleza obra de Teresa Novoa.

Ilustración de Teresa Novoa
Cuentos tradicionales de Japón, de Richard Gordon Smith
Richard Gordon Smith fue un naturalista inglés que recorrió el Lejano Oriente mientras se dedicaba a recopilar y catalogar muestras de animales y plantas para el Museo Británico. En sus diarios recogía impresiones y observaciones de sus viajes. Llegó a Japón en 1897 y se quedó fascinado por la riqueza y el exotismo de su folclore. Con el tiempo se establecería definitivamente en el país oriental y a su muerte el gobierno japonés le concedió la Orden del Sol Naciente por su labor como divulgador de la cultura japonesa.
Narraciones de carácter mitológico, leyendas, cuentos populares, historias de samuráis, de princesas, de árboles y ríos habitados por los dioses sintoístas de la naturaleza pueblan las páginas de este pequeño tesoro. Lo adquirí en honor de mi faceta cuentera (actual) y de mi admiración por la cultura japonesa de siempre.

On the move, Oliver Sacks
Uno de los libros que más habré regalado es El hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Es un acierto seguro, en especial a las personas que se interesan por el funcionamiento de la mente y el cerebro. Oliver Sacks, nos dejó hace unos meses, en una memorable carta, que deja intuir cómo debió ser como persona. Un personaje único. Un médico genial, un escritor fabuloso. Un humanista en el sentido más renacentista del término. He comprado su libro autobiográfico (su último libro) en inglés, pues tiene la capacidad de escribir en una prosa depurada y sencilla (y no por ello banal), lo que facilita seguirle. Yo no sé que recomendaros de él si aún no lo conocéis. Os diría que empezarais con el mencionado al principio, y nada más. Seguro que ya le buscáis vosotros solos a partir de ahí.

Y aquí llegó este resumen (tardío) de mi visita por la Feria del Libro de Madrid. Quiero volver pronto con más. Se echa de menos este rinconcito del universo. Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada